Entreno animal. Uso de reforzadores positivos

Entreno de tu animal o mascota. Uso de reforzadores positivos.

Mucha gente me pregunta que como puede hacer para conseguir que su mascota haga o deje de hacer esto o lo otro, también me preguntan mucho mis alumnos sobre como se puede conseguir que un delfín haga las piruetas que realiza.

Bien, pues atendiendo a esta demanda me he decidido a inaugurar esta sección sobre entreno animal, de tal manera que pueda servir a modo de conceptos básicos para todos aquellos que estéis pensando en mejorar la convivencia de vuestras mascotas con vosotros y de vosotros con ellas.

A la hora de sumergirnos en el mundo del entreno animal, hay que asentar ciertos conceptos principalmente, son unos cuantos y en este primer post quiero hablaros de los Reforzadores positivos

Por definición un reforzador es algo,objeto o situación, que ocurre de manera casi simultánea a un comportamiento o acción provocada por el animal o sujeto, se le dice que es reforzador porque puede incrementar el efecto.

Según la Wikipedia un reforzador es un estímulo que provoca el que una conducta sea repetida en el tiempo por el sujeto.

Un reforzador o refuerzo, unido a la respuesta del animal o sujeto, si se produce el número suficiente de veces mantiene o aumenta la fuerza de una respuesta. Siguiendo este razonamiento se deduce que no se puede reforzar un comportamiento que no ha ocurrido

Existen reforzadores positivos y negativos, en este post hoy quiero centrarme en los primeros para que podamos ir asentando conocimientos poco a poco.

La clave principal del adiestramiento esta basada en el reforzamiento, es decir, ofrecer un reforzador positivo a cambio de un comportamiento que consideramos clave. De ahí se puede llegar a solucionar un problema de comportamiento, ya que solo necesitaríamos aplicar los refuerzos positivos. Se considera con diferencia la forma más efectiva de poner solución a ciertos problemas comportamentales en los individuos.

Otra característica de un reforzador positivo es que para que sea considerado como tal, el objeto o la situación que hemos seleccionado, deben ser deseados por el individuo.

También tenemos que cuidar mucho el hecho de que el sujeto se acostumbre al reforzador y sea capaz de predecirlo, de tal manera que no es algo que debamos sistematizar a la hora de realizar un buen entreno, sino que debe de ser previamente meditado, sopesado y estudiado, para que el sujeto no sea capaz de desmotivarse sabiendo lo que viene a continuación o no.

Consideramos un reforzador positivo como un “premio” o “recompensa”, que estimule la repetición de la acción, es en realidad un estimulante de la acción que aumenta las posibilidades de que esta se vuelva a realizar. Dicho estímulo puede ser tanto comida, caricias, dinero, un objeto de juego, un objeto de deseo. Es muy aconsejable, en una sesión de entreno, tener varios refuerzos disponibles para cada situación de adiestramiento. Como he comentado antes, también es muy importante que el sujeto no sea capaz de predecir ni el refuerzo ni el ejercicio que vamos a pedirle a continuación (esto último es de un nivel avanzado de entreno y hablaré en próximos post)

Enriquecimiento y refuerzo positivo en orca

Enriquecimiento y refuerzo positivo en orca

.

Hablando de la variedad de reforzadores quisiera poner un ejemplo muy gráfico, hace unos meses, concretamente en Marzo de 2014, en un curso que organizaba con Seawolves.es de “Entreno avanzado de mamíferos marinos” en Loroparque. Pudimos ver justo un ejemplo de reforzadores que no solo eran alimentos, sino que también se les daban caricias, en este caso utilizando instrumentos de lo más variopinto como por ejemplo varios mochos de fregonas unidos por un palo que los entrenadores iban pasando por el lomo y vientre de la orca (Orcinus orca), a modo de caricias, también pudimos ver como los entrenadores se disfrazaban (literalmente) de Bob Esponja, para así llamar la atención de los animales y provocar en ellos una sorpresa inesperada. Esto son unos ejemplos de entre otros que pudimos ver como agua de colores, gelatinas varias, todo pensado para estimular a los animales y beneficiar de esa manera una buena salud mental.

En la foto se muestra un amplio ejemplo de reforzadores, un entrenador disfrazado, otros dos juguetes como la pelota y otro más alargado, e incluso una ducha creada con una botella de plástico agujereada, que hacía que el agua se disperse por encima del animal. En realidad no se trataba de una sesión de entreno como tal, sino más bien un momento de recreo donde los reforzadores actúan más como enriquecimiento ambiental (concepto del que hablaré en futuros post).

Estas acciones son tan interesantes para los animales que muchos de los ejercicios que se les pide que hagan se podrían realizar casi sin el reforzamiento más habitual que es el pescado (hay que dejar claro que estos animales tienen su dieta diaria, la cual toman al margen de la buena realización de los ejercicios). Pero para poder desempeñar una buena acción a la hora de realizar el entreno, quiero insistir que es muy importante que el animal no sea capaz de predecir cual será el siguiente comportamiento que vamos a pedirle, a la mayoría nos gustan las sorpresas, ¿verdad?.

Aunque hablaré más adelante de los diferentes zoológicos, no quisiera cerrar este post sin mencionar que en mi estancia en Loroparque pude ser testigo del buen hacer que tienen los cuidadores con los animales buscando siempre el Bienestar animal de cada individuo, adaptándose a sus necesidades. Dicho de primera mano por amigos mios que trabajan o han trabajado en dicho parque. Desde Kontigo queremos felicitar a todo el personal del mismo. ¡Enhorabuena por el trabajo!

Continuara…

Leave a Reply

Your email address will not be published.