Entreno animal. Reforzadores negativos

Entreno animal, reforzadores negativos.

En el post anterior, hablaba sobre el entreno animal y el uso de reforzadores positivos.

En este post quiero avanzar un poco más en los conceptos básicos del entreno animal. También voy a intentar definir un poco lo que son los Reforzadores negativos.

Como vimos anteriormente un reforzador es algo que hace que un comportamiento aumente la probabilidad de que ocurra incluso comportamientos que el animal o sujeto no desee realizar de primeras. Esto se consigue porque se llega al punto de “Evitar algo que no le gusta, se convierte en su reforzador”. Es decir, se podría cambiar a un comportamiento concreto nuevo si este cambio hace que desaparezcan los estímulos o reforzadores negativos que molestan al animal y que por lo tanto tratará de evitar.

Estos reforzadores negativos o estímulos aversivos deben de ser leves e inocuos para el animal o sujeto y pueden bloquearse o evitarse modificando el comportamiento, ahí la base de su funcionamiento. Ya que en cuanto se produce el nuevo comportamiento el estímulo aversivo terminaría y así reforzamos el nuevo comportamiento, por eso se dice que son refuerzos negativos, no porque sean negativo en si mismo, sino porque desaparecen, es decir, se quitan.

Quiero  dejar claro que refuerzo negativo no es un castigo, es importante marcar la diferencia al respecto. Primero, el castigo es un estímulo perjudicial para el sujeto, es decir, que no le gusta y le desagrada o molesta, pero que se aplica justo después de que el sujeto o animal haya desempeñado la acción que no queremos que repita. En cambio  el refuerzo negativo, aunque también disgusta al sujeto, se aplica durante el proceso de la acción, de tal manera que cuando esta acción ha cesado o cambiado por otra que si queremos potenciar el refuerzo negativo desaparece, así se estimula el cambio de comportamiento. De todas formas, esta no es la diferencia real entre castigo y refuerzo negativo.

A continuación algunas definiciones:

  • Aunque ya hemos hablado de ello, según Domjam el Reforzamiento Positivo hace referencia a los momentos en los que la respuesta del sujeto produce o activa un estímulo que le apetece, por lo que este proceso aumenta la tasa de respuesta que queremos conseguir. Domjam expone también que un Reforzamiento Negativo busca ampliar la probabilidad de la conducta-respuesta al tratarse de un estímulo aversivo y que el sujeto no quiere, le molesta o desea que desaparezca, provocando que la respuesta sea eliminada.
  • Según los analistas del comportamiento el castigo es cualquier acontecimiento que haga que un comportamiento termine.
  • Según BF Skinner el castigo es aquello que se produce cuando el desenlace de un comportamiento es la pérdida de algo que se desea.
  • Los castigos se dividen en positivos y negativos: los positivos son aquellos que añaden un estímulo que no gusta al sujeto, como respuesta a una conducta, en este caso buscamos la supresión de la conducta.
Clase de educación canina

Sesión de educación canina.

 

Para sintetizar conceptos y simplificarlos, es interesante acudir a esta simplificación de conceptos:

El refuerzo crea conductas, el castigo las inhibe.

A continuación os presento un resumen que utiliza Miguel Medina el educador canino de la Escuela del Henares donde trabajo, no si si es de su cosecha pero el es quien me lo enseñó y la verdad es que resulta muy útil.

Empiezan las cosas buenas: Refuerzo positivo.
Acaban las cosas buenas: Castigo negativo.
Empiezan las cosas malas: Castigo positivo.
Acaban las cosas malas: Refuerzo negativo.

Es importante tener claro que no estamos hablando de términos, negativo o positivo en el sentido de malo o bueno, sino que nos referimos  refuerzo positivo cuando tras una conducta se recibe algo y hablamos de refuerzo negativo cuando tras la conducta se elimina el estímulo aversivo para de esta manera aumentar la frecuencia de las conductas que queremos reforzar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.