Alergia a mi mascota. ¿Qué debo hacer?.

Tengo alergia a mi mascota, ¿y ahora qué?. Muchas personas se han encontrado ante la tesitura de adquirir una

mascota y, tiempo después, ellos mismos o algún miembro de su familia resulta ser alérgico a la misma. Y la pregunta que se nos pasa a todos por la cabeza cuando vivimos esta situación siempre es la misma ¿y ahora qué? El desarrollar alergia a una mascota, sea cual sea, pasa por el siguiente proceso:

Alergia a la mascota

Alergia a la proteína en el pelo de gatos

  1. Negarse a ser alérgico: ¿a ver si me va a dar alergia otra cosa? Parece que nuestra mente busca una escapatoria a la susodicha situación que comenzamos a vivir. Desde luego no es fácil, no es fácil porque además implica muchas cosas.
  2. Pruebas médicas: bueno, vamos a pedir cita con el médico y a ver que nos dice. Casi siempre sabemos lo que el médico y/o las pruebas remitentes nos van a decir.
  3. Una vez dada la fatídica respuesta, que en el fondo ya sabíamos, muchos optan por buscarle un nuevo hogar a ese compañer@. Este proceso es el más duro, sobre todo para los niños pues además del duelo que les toca pasar suelen sentirse culpables de perder a su amiguito.
  • ¿Pero realmente es necesario deshacerse del animal?

Pues os contaré que no, pero primero sentaremos unas bases sobre la alergia.

  • ¿Qué es realmente una alergia?

Una alergia es una reacción de tu sistema inmunológico a una sustancia, llamada proteína, que de manera natural es totalmente inocua, es decir, no produce daño alguno.

Cuando eres alérgico, tu sistema inmunológico detecta a esa proteína como algo dañino y se defiende de ella descargando una serie de anticuerpos llamados IgE. Aquí empieza una gran batalla biológica cuyos efectos pueden ir desde una simple irritación de la piel a un severo shock anafiláctico que puede llegar a ser mortal.

  • ¿Es hereditaria la alergia?

La alergia tiene un factor genético, pero no es hereditaria. Yo puedo ser alérgica a los gatos, por ejemplo, pero mis hijos no tienen por qué serlo. Pueden tener más probabilidades pero no tienen por qué desarrollarla. Repito, no es

  • ¿Es lo mismo una alergia que una intolerancia?

No. Una alergia es una respuesta de tu sistema inmunológico. Una intolerancia no conlleva una respuesta del sistema. Se puede ser alérgico o intolerante, no es lo mismo. De cara a los animales lo que se desarrolla es una alergia no una intolerancia.

  • ¿Puedo desarrollar una alergia de repente?

Pues sí, desgraciadamente cada vez son más las personas que no eran alérgicas y ahora lo son. Las causas de estas alergias repentinas son varias, los expertos aseguran que la contaminación, el clima, la limpieza y un largo etcétera están influyendo mucho en el desarrollo de alergias.

  • ¿Ahora resulta que ser limpio está mal?

No, no es la higiene personal sino la “hiper” higiene de vivir en un mundo desarrollado. Los anticuerpos IgE son los encargados de defender a nuestro organismo de bacterias y otros patógenos que sí resultan perjudiciales en cierta manera para nuestra salud. Los alergólogos dictan que, con el paso del tiempo y debido a nuestra forma de vivir, estos anticuerpos se han quedado “sin función” pues no tienen a “quien atacar”. Al quedarse sin función, buscan otras cosas que hacer y atacan proteínas que no deberían de atacar. De hecho, en países donde la higiene no es tan extrema y el uso de medicamentos no es tan abusivo, se ha visto que el número de personas alérgicas es muchísimo menor.

  • ¿Se cura una alergia?

Hay diversos tratamientos para las alergias, todo depende de a qué tengas alergia y cual sea tu nivel de alergia. El nivel puede ser desde 0 hasta 6 y se mide bajo analítica sanguínea. Lo más común son las pruebas cutáneas que se realizan Hay alergias que no dan nunca la cara. Hay personas que dicen ser alérgicas a sus mascotas u otras cosas y a la hora de hacerse las pruebas siempre salen negativas. Al contrario de esto, hay personas cuyas pruebas son positivas y jamás muestran sintomatología alguna. Una alergia puede aparecer de repente, puede desaparecer y volver a aparecer con el tiempo, puede quitarse y no volver más… Son un poco volátiles, van y vienen, vienen y van. Pero lo importante es saber que se puede vivir con ellas y más que vivir, yo diría convivir.

Continuará la semana que viene…

AUTORA: Almudena Royan

(Fuente de foto: Catster)

(Muchas gracias Almu por tu aportación en este blog que siempre suma. Es un placer contar contigo. 

Borja BG)

UNETE Y ACCEDE GRATIS A CONTENIDO VIP
Recibiras contenido exclusivo para los suscriptores.
  • Invitación a webinarios formativos.
  • Información exclusiva.
  • Regalos formativos.

Podrás darte de baja siempre que así lo sientas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.